martes, 30 de agosto de 2016

DAVID EMANUEL PERALTA: "El Boxeo es el Amor de mi Vida"


El diario deportivo "OLÉ" publicó la nota a David Emanuel Peralta que reproducimos a continuación (foto del mismo medio).

El 27 de agosto del 2016 quedará grabado a fuego en David Emanuel Peralta (26-2-1, 14 KO) casi tanto como cuando por primera vez tuvo en sus brazos a su hija Naira, de seis años. Vivió su noche de gloria, ésa que tanto anheló cuando en la adolescencia comenzó a entrenarse en el Polideportivo Corral de Palos, en Córdoba capital. Fue invitado a la fiesta del ex campeón mundial pluma, súper pluma y ligero, Robert Guerrero (33-5-1, 18 KO), y terminó siendo el que se llevó todos los flashes con una victoria en fallo dividido, en el Honda Center de California. El jueves, Ema, como lo conocen en La Docta, cumplirá 34 años, pero ya tuvo su regalo de cumpleaños anticipado. Después de 40 días de trabajo en Buenos Aires bajo las órdenes de Darío Fernández, Peralta logró un batacazo histórico en su primera pelea internacional.
“Yo estaba tranquilo, había ido confiado, estaba muy bien preparado. Durante mucho tiempo no conté con chances, después falleció mi entrenador... Pero sabía que se me iba a dar, se dio todo como lo soñé”, explicó el Pirata, fanático de Belgrano y fiel seguidor del equipo ahora dirigido por Esteban Teté González.
- ¿Qué esperás para el futuro? ¿Te gustaría enfrentarte a algún rival específico?
- Ahora espero descansar, recuperarme y festejar mi cumpleaños con mis seres queridos. Todavía sigo muy feliz por lo conseguido, no creí que estaba preparado para este nivel, pero lo demostré.
- ¿Soñás con la oportunidad de pelear por un título mundial?
- Que se venga cualquiera, yo estoy a la espera. Soy un tipo que sufrió mucho y estoy seguro que lo más difícil ya lo superé. Obviamente que me gustaría pelear por un título. Me voy a preparar de mejor manera que para la que pasó.
- ¿Cuáles fueron esas complicaciones que tuviste en tu vida?
- No me gusta mucho contar, pero hasta hace poco tiempo pasé hambre. Dios me dio una oportunidad muy importante y por suerte la supe aprovechar.
Sus amigos lo definen como “piola, bien de barrio, espontáneo” y así se muestra, pero ¿cómo le llegó la chance de boxear frente a Guerrero, quien en 2013 se enfrentó a Floyd Mayweather, a éste cordobés que ni siquiera fue campeón argentino? Un llamado de Sampson Lewkowicz a su promotor, Carlos Tello (h), le abrió las puertas a la N.B.A. del boxeo. El manager uruguayo de Sergio Maravilla Martínez estaba buscando un boxeador para las 147 libras (peso welter) y su figura convenció a los organizadores de la velada.
Pese a la propuesta de Tello, Peralta en lo que menos pensaba hace dos meses era en el boxeo. Por problemas económicos estaba casi retirado.
“La tomé como la última pelea de mi vida y me enfoqué plenamente en el boxeo. Hice un entrenamiento serio y a consciencia. Tal vez esa fue la diferencia en una pelea muy dura. Yo a Guerrero lo admiré durante toda mi carrera, todavía lo hago, pero estaba muy confiado en lo que yo podía entregar”, resaltó.
Rebuscándose la vida, el Pirata trabajó de todo. Fue changarín en el Mercado de Abasto de Córdoba durante unos meses, también realizó fletes junto a su papá, Carlos, y en el último tiempo estuvo manejando un taxi por la capital cordobesa. Doce horas diarias detrás de un volante era lo que le llevaba el pan a su familia.
- ¿Cómo fue la experiencia como tachero con el nuevo fenómeno de Uber?
- Bien, normal, me encanta manejar, yo me siento muy feliz, estoy en mi salsa, ja. No se me hizo difícil, la pasaba bien en la calle como taxista.
- ¿Se disfrutaba tanto como el boxeo?
- No para tanto, ja. El boxeo es el amor de mi vida, el manejar es un gusto para mí y que en el último tiempo se había transformado en mi trabajo.
En 12 rounds, a Peralta la vida le cambió. Su teléfono no paró de sonar y recibió el reconocimiento que no había conseguido durante sus once años como profesional. Hasta ya se habla de posibles rivales: Paul Malignaggi, ex campeón mundial welter A.M.B., se candidateó.
“No me importaría pelear con Peralta en mi siguiente pelea, obtuvo una buena victoria. El no es el más rápido, es táctico pero un poco lento“, explicó el neoyorquino de 35 años.
Después de diez días en Córdoba, el púgil viajará a Estados Unidos un mes para entrenarse y encontrarse un próximo combate. Si bien todavía no está definida la sede, todo parecer indicar que se preparará en Los Angeles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario