jueves, 15 de marzo de 2012

GERARDO POGGI: "Casi todos los chicos sueñan con ser campeones del mundo, no olímpicos"


El sitio web "Gancho y Cross" publicó hoy una nota de Enrique Rodríguez a Gerardo Poggi, el árbitro y juez amateur que representará al país en la próxima cita olímpica, la que reproducimos a continuación.

Recientemente premiado como el mejor árbitro de aficionados de 2011 por “UPERBOX, con apenas 32 años y una larga experiencia en citas nacionales e internacionales, Gerardo Poggi será el “tercer hombre” y juez que representará a Argentina en los próximos Juegos Olímpicos de Londres y es una voz por demás autorizada para referirse a la realidad del pugilismo aficionado albiceleste. Vale la pena prestarle atención a sus palabras porque rescata los aspectos positivos y se sumerge en una tan serena como certera autocrítica para referirse a los aspectos que se deben mejorar. Escuchémoslo.
- ¿Cuál ha sido tu balance de 2011?
- Ha sido un año muy bueno. Estoy a cargo del curso que se dicta por Internet de la F.A.B. de árbitro, juez y técnico (N. de la R.: hay que dar los exámenes finales en la casa madre del boxeo argentino) que le permite a cualquier persona de cualquier punto del país de poder estudiar y recibir su licencia correspondiente.
- ¿Qué puntos positivos y negativos sobre cómo se desarrolló el boxeo amateur argentino?
- Creo que fue el área donde la F.A.B. más lugar nos dieron a los jóvenes. Todo empezó a mitad del año pasado cuando desarrollamos los torneos zonales, realizados exclusivamente por jóvenes como Hernán Salvo, Lautaro Moreno y mi caso. Como tuvimos éxito, nos abrieron las puertas de la sede de la FAB, donde se realizaron dos torneos, uno de ellos fue a nivel nacional. Eso fue lo positivo. Este cambio generacional que tanto tardó en desarrollarse y por el que tanto luchamos, está llegando.
- ¿Cuál es la autocrítica?
- El primer punto para mejorar es que lamentablemente, los certámenes que hicimos fueron exclusivamente de mayores. Y lo que se necesita es llevar a cabo los torneos de menores, que podamos ver a chicos de 14 años. Ese es el momento indicado para que alguien descubra su potencial en el boxeo. Y nos cuesta mucho, horrores, poder llevarlos a cabo. Hasta ahora no pudimos.
- ¿Por qué sucede esto?, ¿la marginación y el tema de las adicciones son las principales causas de este tema?
- En parte, sí. Pero, además, el 90% de los chicos que practica boxeo tiene muchos inconvenientes de carácter administrativo y personal, de vida cotidiana que juegan en contra. Por ejemplo, no tener D.N.I. o hasta encontrarnos con que tienen sólo la mamá y mientras el padre está ausente. Por esa razón, al no firmar la autorización los dos progenitores, los pibes no pueden pelear. Y este es un asunto que pese a nuestro esfuerzo se nos complica sobremanera poder solucionar ya que no depende exclusivamente de nosotros.
- ¿Qué otros temas se debe mejorar?
- Tenemos que luchar desde el amateurismo para hacerle sentir a los boxeadores aficionados el orgullo de sentirse amateurs. El deporte argentino, en general, sin excluir al boxeo, tiene que ver con lo que el día de mañana les dé rédito económico. A Argentina le suele ir bien en el profesionalismo del tenis, el fútbol, el básquetbol, y también en el boxeo. Porque pueden llegar a competir cobrando dinero en el exterior. ¿Qué nos pasa con en el amateurismo? Si se le pregunta a un chico que tiene de dos a 4 años en la Selección nacional de box cuál es su sueño y, mayoritariamente, te van a re responder: ser campeón del mundo. No te va a decir ganar la medalla dorada en los Juegos Olímpicos. Internamente, son profesionales.
- ¿Entendés que esto se da solamente en Argentina?
- No, pero fijate que hay países que vienen desarrollando un amateurismo muy fuerte, como históricamente Cuba, y en los últimos tiempos Brasil, Venezuela y Colombia, por citar algunos casos, que luchan por llegar bien alto en el amateurismo. Y van por el buen camino.
- ¿Qué perspectivas tiene tu labor de cara al futuro?
- Tengo el orgullo de poder decir que, muy probablemente, seré uno de los jueces y árbitros más jóvenes del mundo en asistir a los Juegos Olímpicos de Londres.
- ¿Cuáles son las chances reales de los boxeadores y boxeadoras argentinas en los certámenes clasificatorios para Londres que se disputarán, respectivamente, en Brasil y China, respectivamente?
- Está muy difícil poder clasificar a alguno o algunos. Fijate que en los últimos dos Juegos, apenas se clasificó un argentino y perdió en la primera pelea. Será todo un desafío poder llegar. Hay muy buenos valores pero faltan más roce todavía. Han sido muy buenos los topes internacionales que se hicieron en los últimos tiempos así como el viaje a Cuba de Los Buitres, pero todavía faltan más participación en competencias internacionales que, por cuestiones económicas cuesta hacer más seguido.
- ¿Cómo te ves brindando a fines de 2012 respecto de tus sueños cumplidos?
- Hay que ser realistas: la F.A.B. apostó tiempo y dinero para que yo represente al país. Entré a los 17 años al boxeo y me puse un objetivo tan lejano de llegar a los Juegos Olímpicos. Y ahora, 15 años más tarde, estoy a punto de cumplirlo. Trataré de hacerlo con toda la pasión y el conocimiento adquirido.
- ¿Hacia dónde apuntás después de los JJ. OO.?, ¿tenés intención de convertirte en juez y/o árbitro profesional?
- Debería aprobar el curso correspondiente, pero estoy tan ilusionado con cumplir una buena labor en Londres que no tengo una mirada más allá de ello. Una vez que termine Londres, veré qué hago. Pero para mí, con representar dignamente a Argentina me doy por hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario